Fue como…

Un día miró entre las rejas,
achinó sus ojos hasta ver
esas pequeñas partículas
flotando por el aire.
Lo observó.
Ahí estaba.
Extendió su brazo
y uno de sus dedos
-sólo uno-
lo rozó.
… magia.

Intento muchas cosas e intento no intentar tanto.

Be the first to reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *